KANELBULLAR ROLLITOS DE CANELA SUECOS



Estos Bollitos son una delicia en estos días que el tiempo es más fresco apetece hornear una tarde y sentarte a degustar este dulce bocadito, la casa huele a gloria cuándo se están horneando, yo además le agregué unas nueces troceadas que le dan aún más sabor y un toque crujiente.



Ingredientes
  • 125 ml. de leche
  • 100 g. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 50 g. de azúcar
  • 25 g. de levadura fresca de panadería (un cubo) *los venden en casi todos los supermercados, de la marca Levita. Puede sustituirse por un sobre de levadura seca de panadería
  • 450 g. de harina de fuerza
  • 1 pizca de sal
Para el relleno
  • 100 g. de azúcar moreno
  • 3 cucharadas de canela
  • 25 g. de mantequilla

Para el glaseado
  • 1 huevo
  • azúcar
Preparación

* Los preparé amasando con panificadora, así que estos pasos que os explico ahora son para hacerlos en panificadora. Un poco más abajo os cuento cómo poder hacerlos si no tenéis más remedio que amasar a mano.*

Disolvemos el cubo de levadura en la leche y lo ponemos en la cubeta de la panificadora. A continuación vamos añadiendo el resto de los ingredientes en el siguiente orden: los dos huevos ligeramente batidos, la mantequilla cortada en trozos, el azúcar, la harina de fuerza y la sal. Programamos en el programa de sólo amasar. En el caso de mi panificadora, el programa de amasar amasa y además hace el levado.



En caso de hacerlo a  mano, procedemos de la siguiente manera: disolvemos la levadura en la leche. En un bol o sobre una superficie limpia, disponemos la harina, el azúcar y la sal, hacemos un hueco en el centro (en plan un volcán) y vamos añadiendo los huevos, la mantequilla cortada y la leche con la levadura. Y ahora no queda otra que amasar. Tenéis que amasar hasta que todos los ingredientes se integren bien y podáis formar una bola de masa elástica pero que no se os pegue a las manos. Colocáis esta bola en un bol, tapáis con un paño y lo dejáis levar hasta que doble su volumen. ¿Cuánto tiempo es esto? Pues depende principalmente de la temperatura y la humedad. En un sitio un poco cálido en un par de horas estará lista. *

A partir de aquí seguimos igual para los dos casos. Cogemos la bola de masa y la golpeamos con el puño para quitarle un poco de aire y trabajarla mejor. La extendemos sobre una superficie enharinada con ayuda de un rodillo. Tenéis que intentar lograr una forma lo más rectangular posible para luego enrollar  mejor.
Ahora toca preparar el relleno.

 

Derretimos la mantequilla y con un ayuda de un pincel pincelamos bien toda la superficie de la masa. Embadurnar sin miedo!
Mezclamos el azúcar moreno con la canela y vamos espolvoreando esta mezcla por encima de nuestra masa. Este es el relleno rico-rico, así que sin ratear.
Enrollamos la masa a lo largo, sin apretar demasiado porque luego va a volver a levar. Para que no se nos abran los rollos, lo mejor es pintar con un poco de huevo batido el extremo que cierra el rollo, así se queda un poco pegado. 

    

Con un cuchillo de sierra, vamos cortando "lonchas" de masa, con cuidado de no romperlas.
Las disponemos en una fuente apta para horno que previamente habremos engrasado con un poco de mantequilla. No os preocupéis si quedan huecos entre los rollos.
Tapamos la fuente con un paño o trapo y volvemos a dejar levar un par de horas aproximadamente. Veréis que pasado ese tiempo los rollos han doblado el volumen y están todos pegados. En este punto, si queréis tener los rollitos recién hechos para desayunar, podéis cubrir la fuente, meterla en la nevera toda la noche (esto ralentiza el levado) y sacarla a la mañana media hora antes de hornear.

Precalentamos el horno a 180ºC.
Pincelamos la superficie de los rollos con huevo batido y los horneamos durante 25-30 minutos. No os paséis ni esperéis a que se doren muchísimo porque entonces se os quedarán los rollos resecos.
Recién sacados, los espolvoreamos con azúcar blanco. (algunas de las recetas que vi preparan un glaseado con nata o con otras cosas para pincelar los rollos)  


Tomarlos templados es una maravilla. Acompañados de un vaso de leche, un buen café o un té son un desayuno o merienda irresistible. Yo los preparé el otro día, y fueron vistos y no vistos!!

Estos rollos aguantan bien un par de días, más no porque no deja de ser un bollo y se va poniendo duro. En casa nos los acabamos al segundo día y ya no estaban igual. Pero oye, que los mojas en el café y como nuevos!






FUENTE: galletascookies.blogspot.com

1 comentario:

  1. Nada más verlo ya apetece darle un bocadito, que digo bocadito.... un buen bocado!!
    Besos desde JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar