PAN DE LIMÓN

Hoy os invito a probar este delicioso pan de limón con glaseado que está de muerte cuando lo sacas del horno se deshace en la boca y ese sabor dulce y ácido del limón es una maravilla.





Ingredientes:

Para la masa
350 gr de harina
2 huevos L
75 gr de azúcar
1 sobre de levadura seca, de panadería
125 ml de leche
100 gr de mantequilla
1 cucharada de extracto de vainilla
Pellizco de sal

Para el relleno
100 gr de azúcar
100 gr de mantequilla
4 cucharadas de ralladura de limón




Para el glaseado
4 cucharaditas de zumo de limón
200 gr de azúcar glas

Mezclamos la harina, el azúcar, la levadura y la sal en un bol grandote o en el vaso del amasador
En un recipiente adecuado para microondas, calentamos la leche y la mantequilla. No hace falta que la mantequilla esté totalmente fundida.
Blandita,Por lo tanto, el conjunto, estará tibio.

Añadimos los líquidos (Mantequilla blandita con leche tibia) a la mezcla de harina, agregamos la vainilla y mezclamos hasta que se humedezca. 
Añadimos los huevos, de uno en uno, sin dejar de batir.
Cambiamos el mezclador, por el gancho de amasar (o sea... a amasar) y trabajamos la masa durante 5 minutos.

Preparamos un recipiente bien engrasado y colocamos allí la masa. Cubrimos y esperamos hasta que doble su tamaño.
Mientras la masa está en reposo, hacemos el relleno mezclando el azúcar, con la mantequilla y la ralladura de limón. 
Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos un molde para plum cake de 23 cm.

Sobre una superficie enharinada, extendemos la masa en un  rectángulo. Untamos  el relleno uniformemente sobre la masa, con una espátula de goma o una brocha. Cortamos la masa en seis tiras, cada una de aproximadamente 4 cm de ancho y las apilamos una encima de otra.
Cortamos las tiras apiladas en 6 rectángulos más pequeños y las apilamos en el molde, de lado, para que los cortes queden hacia arriba. 
Puede ser que sobre espacio alrededor de los bordes; no te preocupes,  el pan crecerá durante el reposo y al hornearlo, llenará el molde. 
Cubrimos el molde con film y dejamos reposar en un lugar cálido de 30 a 50 minutos, o hasta que casi haya doblado su volumen. Horneamos de 30 a 35 minutos hasta que el pan esté dorado. Podemos cubrir la parte superior con papel de aluminio si se dora demasiado rápido.  Sacamos el pan del horno y dejamos enfriar en el  molde, durante 15 minutos.


Mientras, hacemos el glaseado de limón, mezclando el azúcar en polvo y el zumo de limón hasta que quede suave.
Cubrimos con el glaseado y servimos caliente o a temperatura ambiente.










Fuente:http://www.saborencristal.com/2015/11/lemon-pull-apart-bread.html

LA TORRIJA PERFECTA

El chef Jesús Puebla, repostero del Hotel InterContinental de Madrid, lleva 44 años haciéndolas. Aunque ha experimentado con diversas variedades (como las torrijas de vino blanco o unas que elabora con pasta filo y helado), todos los años, desde que empezara a trabajar en la madrileña pastelería González, en Semana Santa tira de tradición, elaborando las torrijas “de toda la vida”.


Puebla admite que las torrijas en las pastelerías “están bastante caras”,sobre 12,5 euros el kilo como mínimo. Y esto se debe, asegura, a que “es muy latosa de hacer”. Pero "latoso" no quiere decir "difícil". Dado lo sencillo del proceso, es un dulce que merece la pena elaborar en casa. Estos son los pasos que Puebla recomienda seguir para hacer la torrija perfecta.

1. El pan




El pan, mejor casero.
Puebla explica que la mejor torrija es la que se realiza con pan casero. En el hotel elaboran pan para torrijas todas las semanas: tiene menos poros y admite más leche. “El pan que normalmente te venden para realizar torrijas”, asegura el chef, “es parecido a una baguette. Nuestro pan es más concentrado, la miga es más densa y tiene menos alveolos”.



El chef recomienda usar un pan que sea del día anterior, pero si no es suficientemente compacto, advierte, no va a retener bien la leche
Así que, para elaborar la torrija perfecta, apunta Puebla, lo primero es conseguir un pan en condiciones. Puedes atreverte a hacerlo en casa, ya que no es muy complicado , y hay pastelerías que realizan buen pan para torrijas. Si no puedes hacer ninguna de las dos cosas, el chef recomienda usar un pan que sea del día anterior, pero si no es suficientemente compacto, advierte, no va a retener bien la leche.



2. La leche




Es importante empapar bien el pan con la leche.
Esto es muy sencillo. Pon un litro de leche entera, una rama de canela y 100 gramos de azúcar en un cazo. Caliéntalo y, antes de que hierva, apaga el fuego.Empapa bien las torrijas en la leche y déjalas reposar en una bandeja. Es importante que dejes “descansar” las torrijas durante unos 5 o 10 minutos para que 

3. El rebozado y la fritura




Para freír las torrijas el aceite debe tener una temperatura de unos 170 grados.
Para freír las torrijas el aceite debe tener una temperatura de unos 170 grados.
“Una vez que el pan ha chupado bien la leche y veas que las torrijas están jugosas –explica Puebla– las pasas por huevo batido, tranquilamente, de un lado y del otro, y comienzas a freírlas”.
Si vas a hacer bastantes torrijas no debes olvidar colar el aceite cada cierto tiempo para evitar que se adhiera la rebaba requemada del huevo
La mayoría de panaderías, pastelerías y bares, asegura Puebla, fríen las torrijas en aceite de girasol y, aunque también se puede utilizar el de oliva, no hay nada de malo en emplearlo. El aceite debe calentarse a unos 170 grados. Para saber si ha alcanzado la temperatura adecuada, el chef recomienda echar en el aceite una peladura de naranja. Cuando chisporrotee podemos empezar a introducir las torrijas, manteniendo el fuego a media potencia y dando la vuelta a estas para que se frían por las dos partes. “Si tienes una placa de inducción o vitrocerámica, lo mejor es calentar el aceite al nueve y, cuando el aceite esté caliente, bajarla sobre el seis o el siete”, puntualiza. Bastan dos minutos para freír cada torrija, pero es importante echarlas como mucho de dos en dos, para que el aceite no se enfríe.
También se pueden cocinar en la freidora, donde controlaremos mejor la temperatura, pero es importante que el aceite sea nuevo, máxime teniendo en cuenta que lo más probable es que lo hayamos usado para freír alimentos salados.  
Durante la fritura es importante estar atentos a que las torrijas no se quemen. Si vas a hacer bastantes, no debes olvidar colar el aceite cada cierto tiempo (Puebla lo hace cada 15 torrijas aproximadamente) para quitar la rebaba del huevo. Así evitarás que las torrijas se llenen de los puntitos negros, tan habituales como poco agradables.

4. El sirope




La miel acompaña muy bien a las torrijas.
Las torrijas se pueden servir tal cual, pero lo habitual es añadir algo de dulzor, en forma de sirope. Lo ideal es que este, en cualquier caso, no sea demasiado empalagoso. Si se quiere añadir miel es preferible cocerla con un poco de agua, creando un agua miel más suave. Otro sirope que se suele realizar para las torrijas es un jarabe de azúcar y agua, al 50%. Basta hervir la mezcla hasta que se reduzca el agua y, al finalizar, añadir una ramita de canela o unas peladuras de naranja, que aportan un agradable aroma.
Puebla utiliza ambos siropes: “Primero les echo la miel y luego les pongo un poquitín de jarabe”.

5. La presentación




He aquí la torrija perfecta.
“Como mejor está la torrija es en el día”, explica Puebla. “En el momento en que la metes en la nevera coge frío y se queda un poco tiesa”. Lo ideal es servir la torrija a temperatura ambiente. “Nosotros en el hotel hacemos 15 o 20 por la mañana, para servirlas como postre en la comida –explica el chef– y para la cena hacemos otra tanda. Un cliente no puede recibir una torrija que esté seca”



FUENTE:el confidencial

TARTA DE PERAS Y CABELLO DE ANGEL

Con estos días de frío Me encanta ir al campo con una empanada casera que podéis ver en Recetas para enamorar y una tarta de frutas para disfrutar de lo verde y bonito que está el campo y de paso hacer fotografías como estas. Y este pastel es delicioso



ingredientes:

Para la masa:


250 g de harina de
mantequilla 150 g
100 g de azúcar
1 huevo,
la ralladura de limón
400 g de membrillo
media taza de agua.
1/2 sobre de levadura royal
toque de vainilla



Para el relleno:

cabello de ángel
ralladura de limón
canela
Peras 2 o 3

PREPARACIÓN:

En un bol mezclar la harina, la mantequilla (que debe estar blanda), el huevo, la vainilla y limón.Vamos amasando solo lo justo para que ligue todos los ingredientes la metemos en un bol y cubrir con film y dejar en la nevera entre media y una Acomodamos la masa en el molde dejando un poco para las tiras de arriba.


Llenarlo con cabello de ángel y las peras cortadas en gajos aromatizadas con la ralladura de limón y la canela.
Y cortamos tiras de masa para ponerlas entrecruzadas.

Pintar con huevo batido y hornear durante 30 a 40 minutos. Cuando la saquemos del horno pintar con miel líquida.
Yo la acompañé de crema agria.



TARTA DE MOUSSE DE PERA Y CHOCOLATE

  • Cómo me gusta esta tarta!. Tiene una presentación muy bonita, es fácil de hacer y me encanta el suave sabor a pera del relleno, “nata con sabor a pera”, jeje.
    Si os gusta la nata montada o las tartas-mousse que se hacen con nata montada y a las que añadimos fruta o algún aroma, seguro que ésta os encanta.
    Es mejor hacerla de un día para otro, para que el relleno cuaje perfectamente

  • Ingredientes:
Una base de bizcocho.

Para la mousse de pera:
– 5 hojas de gelatina
– 150 gr. de azúcar
– 200 gr. de peras (sin piel y sin pepitas) + 2 peras sin pelar para decorar
– 50 gr. de agua
– 1 cucharadita de zumo de limón
– 500 gr. de nata para montar (35% m.g.), muy fría
– 200 gr. de azúcar
– un poco de mantequilla, para engrasar el molde


Para decorar:
– 2 peras cocidas, cortadas en láminas
PREPARACIÓN:
Ponemos las hojas de gelatina a remojo en un bol con agua fría.
Ponemos 200 gr. de azúcar en el vaso y la pulverizamos durante 20 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10. Reservamos en un bol.
Sin lavar el vaso, echamos las peras peladas y sin pepitas, 150 gr. de  azúcar, el agua y el zumo de limón. Programamos 10 minutos, temperatura 100º y velocidad 2.
Añadimos las hojas de gelatina bien escurridas y mezclamos durante 20 segundos, a velocidad progresiva 5-7.
Vertemos esta compota en un bol y dejamos que temple. Mientras, aclaramos y secamos el vaso. Lo metemos un par de minutos en el congelador o en el frigorífico para que esté bien frío.
Colocamos la mariposa en las cuchillas y echamos la nata. Montamos a velocidad 3½, sin tiempo, estando muy pendiente y mirando por el bocal para que no se nos pase.
Cuando esté montada, añadimos el azúcar glas reservada y la compota de pera ya templada. Mezclamos con la espátula, mediante movimientos envolventes para que no se baje la nata (yo lo echo todo en un bol grande porque me resulta más cómodo para mezclarlo con la espátula).
En un molde ponemos en el fondo el bizcocho y seguidamente la mousse de pera metemos un poco en el congelador para que cuaje mientras hacemos la mousse de chocolate.

Mousse de chocolate:

INGREDIENTES:

Para la Mousse:
150 gr. de Chocolate fondant
2 hojas de Gelatina (4gr.) + 25 gr. de Nata
3 Huevos medianos
50 gr. de Azúcar blanquilla
200 gr. de Nata para montar




PREPARACIÓN:

Separar las yemas y las claras de los huevos.
Poner a remojar en agua fría las hojas de gelatina.
(1).- Batir las claras de los huevos hasta que estén esponjosas, añadir poco a poco el azúcar mientras se sigue batiendo hasta que las claras adquieran una consistencia firme, lisa y brillante. Reservar.
(2).- Batir la nata hasta que quede firme, incorporar las yemas y mezclar bien.
Calentar los 25 gr. de nata y disolver en ella la gelatina escurrida.
Trocear el chocolate y fundirlo al baño maría o en el microondas, añadir la mezcla de nata y gelatina caliente y remover bien.
(3).- En un bol amplio poner las claras batidas, incorporar poco a poco mezcla de nata y yemas y remover con delicadeza.
(4) y (5).- A continuación agregar el chocolate y batir enérgicamente hasta que esté bien mezclado y el color sea homogéneo.
(6).- Verter la mousse con cuidado sobre la mousse de pera si ya ha cuajado y meter en el congelador hasta que cuaje.
Decorar con las peras y desmoldar con cuidado.

BISCUIT DE HIGOS

un postre de textura cremosa, fresco y fácil. Este postre lo podemos hacer con antelación y conservarlo en el congelador hasta el día que lo vayamos a consumir, sólo tendremos que sacarlo un par de horas antes de servirlo. Lo podemos servir con una salsa de chocolate caliente . Yo lo he tenido en el congelador bien tapado con papel film.




Ingredientes:6 yemas de huevo 
150 g de azúcar 
100 ml de agua 
50 ml de zumo de limón 
100 g de higos secos 
1 vaso de brandy 
500 ml de nata 
6 Higos frescos





Para el chocolate caliente:50 g de cobertura de chocolate amargo 
30 g de mantequilla 
1 chorrito de brandy


Preparación:Una hora antes de elaborar el biscuit, picar los higos secos y ponerlos a remojo en el brandy. 
Batir las 6 yemas de huevo y preparar un almíbar con el azúcar, el agua y el zumo de limón hasta que quede muy transparente.





Retirar y enfriar. Sin dejar de batir y poco a poco, incorporar el almíbar a las yemas hasta que se duplique el volumen. 
Entonces, montar la nata y añadirla a las yemas emulsionadas con el almíbar muy cuidadosamente.
Escurrir los higos del brandy y añadirlos a la mezcla.

Meter en un molde forrado de papel fi lm y dejar en el congelador al menos durante 3 horas. 
Derretir el chocolate con la mantequilla y el brandy cuidadosamente, en el microondas a baja temperatura o al baño María.





ROSCON DE REYES

Con la receta que os dejo os salen dos roscones medianos. Yo prefiero hacerlo así antes que hacer uno enorme, porque se hornean mejor, pero ya veréis vosotros lo que más os acomoda. Si sois pocos en casa, siempre podréis regalar el otro.




Receta de Roscón de Reyes

Ingredientes

Para el azúcar glas aromatizado

120 g de azúcar glas
La piel de medio limón —solo la parte amarilla—
La piel de media naranja —solo la parte naranja—

Para preparar la masa de arranque

70 g de leche entera
10 g de levadura fresca de panadería
1 cucharadita de azúcar
130 g de harina de fuerza

Para la masa

60 g de leche entera
70 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos medianos
20 g de levadura fresca de panadería
25 g de agua de azahar —al gusto—
450 g de harina de fuerza
1 pellizco de sal
Los 120 g de azúcar glas que habremos aromatizado con el limón y la naranja

Para la decoración

Huevo batido
Azúcar humedecido con unas gotas de agua
Naranjas confitadas
Guindas en almíbar



Preparación



Cuestiones. Es importante leerlas


  1. ¿Esta receta es para hacerla a mano o con Thermomix o amasadora?
    Los que tengáis Thermomix o amasadora tendréis más fácil la labor. Aun así, yo os dejo la receta escrita para Thermomix. Siempre digo que es maravilloso amasar a mano, pero que una máquina facilita mucho esta labor.
  2. ¿Qué grado de dificultad tiene el roscón?
    Medio/bajo. No es la típica masa pegajosa tipo brioche que necesitas haber amasado antes para conseguir un resultado muy bueno. Es cierto que hay recetas de roscones más esponjosos, pero son más dificiles de trabajar. A mí me gusta ésta porque siempre sale bien, siempre sube, siempre queda tierno. De todas formas el vídeo es principalmente para los que empezáis; al resto poco puede aportar. Si contáis con una máquina que os ayude, sale solo.
  3. ¿Es importante estar en ambiente caldeado? 
    Sí, sobre todo cuando la masa reposa. Prefiero una habitación caliente y que tarde una hora mas en subir que poner la masa encima de un foco de calor directo tipo calefacción —sí vale arrimar un poco la masa a la calefacción, pero no ponerla encima—. Hay personas que utilizan el truco de precalentar el horno a 50º, quitarlo y cuando está un poco templado, meter la masa a que repose en ese calor. Yo personalmente no lo hago a no ser que tenga mucha prisa, y la verdad, si tengo mucha prisa no me pongo de roscones. La masa necesita su tiempo y su temperatura, no ir arrebatada para que responda bien.
  4. ¿Qué es esa rasqueta de plástico duro con la que amasas los ingredientes?

La masa de arranque

1. Templar la leche y deshacer la levadura en ella. Mezclar con el resto de los ingredientes y formar una bola.
2. Poner un bol con agua templada y meter la bola de la masa de arranque en él. Cuando flote, en aproximadamente 10 minutos, estará lista para utilizar con la masa principal.



La masa principal

1. Mezclar la levadura desmenuzada con la leche tibia para su fermentación.
2. Tamizar la harina en un bol con la ayuda de un colador.
3. Una vez tamizada, añadir los huevos, el azúcar y la mantequilla, una pizca de sal y el agua de azahar, junto con la ralladura de medio limón y de media naranja y la masa de arranque y por supuesto la leche con la levadura del punto 1.
4. Mezclar todo de una manera enérgica. Si tenéis una batidora con ganchos para amasar os vendrá muy bien; si no, a mano.
5. Poner la mezcla sobre la mesa de trabajo, en la que previamente hemos puesto un poco de aceite para evitar que se nos pegue. Comenzar a amasar con las manos aceitadas.
6. Cuando haya quedado la mezcla elástica, apiñarla en una bola y dejar que aumente su tamaño —cinco horas como mínimo—.
7. Una vez que la masa ha duplicado su volumen, dividirla en dos —salvo que prefiráis hacer uno grande— y darles forma de bola. Dejar reposar las bolas cinco minutos.
8. A continuación darles la forma de roscón. Para ello, introducir los dedos en el centro e ir agrandando el agujero. Si la masa tiende a encogerse, es que no está bien relajada: dejarla reposar otros diez minutos y se manejará mejor. Una vez dada la forma, colocar sobre una bandeja de horno en la que habremos puesto papel de hornear.
9. Dejar reposar hasta que doblen su volumen. Este levado es más corto, unas dos horas.
10. Pintar con huevo batido, muy suavemente, sin pinchar el roscón, y adornar con azúcar humedecido con unas gotas de agua y frutas confitadas.
11. Precalentar el horno a 200°, calor arriba y abajo.
12. Hornear entre 15 y 18 minutos, y bajar la temperatura a 180° los últimos 10 minutos de cocción —si vemos que se tuesta demasiado, poner un papel de aluminio por encima—.
13. Dejar reposar sobre una rejilla, y cuando esté frío, rellenar al gusto o comer 



FUENTE:Webosfritos